EL CLAMOR DE UNA NUEVA GENERACIÓN

329

De Pablo Sandoval

El joven Samuel ministraba a Jehová en presencia de Elí; y la palabra de Jehová escaseaba en aquellos días; no había visión con frecuencia. Y aconteció un día, que estando Elí acostado en su aposento, cuando sus ojos comenzaban a oscurecerse de modo que no podía ver, Samuel estaba durmiendo en el templo de Jehová, donde estaba el arca de Dios; y antes que la lámpara de Dios fuese apagada, Jehová llamó a Samuel; y él respondió: Heme aquí. 1Samuel 3: 1-4

Ya no es novedad que hoy en día vivimos en tiempos difíciles, donde la maldad se ha multiplicado, las presiones sobre nuestras vidas en distintas maneras han crecido;  no es muy común encontrar dentro de nuestras congregaciones hombres y mujeres que quieran negarse a sí mismo y servir a DIOS.

Similar a lo que se vive en estos tiempos fue lo que le tocó vivir a Samuel, él nació de lo que era un vientre estéril (esto nos da la pauta que para DIOS no hay nada imposible y que cuando él tiene un propósito no hay nada ni nadie que pueda estorbarlo).

En su niñez fue llevado al templo donde fue criado por el sacerdote de la época llamado ELI. El relato del capítulo tres del primer libro de Samuel nos cuenta que en aquellos días Samuel ya siendo joven ministraba a Jehová en presencia de ELI y la palabra de DIOS escaseaba, no había visión con frecuencia. El sacerdote se estaba quedando ciego y la lámpara de DIOS se estaba por apagar, lo cual no podía suceder.

Habló Jehová a Moisés, diciendo: Manda a los hijos de Israel que te traigan para el alumbrado aceite puro de olivas machacadas, para hacer arder las lámparas continuamente. Levítico 24: 1-2

Podríamos decir que era un tiempo complicado, los hijos del sacerdote cometían cualquier tipo de iniquidad y su padre no había tomado cartas en el asunto, en medio de todo esto DIOS llama a Samuel y su respuesta a ese llamado fue HEME AQUÍ. El tranquilamente podría haber hecho oídos sordos al llamado de DIOS, el podría haber seguido los pasos de los hijos del sacerdote y comportarse de la manera que ellos lo hacían pero NO el prefirió hacer caso al llamado de DIOS y cumplir el propósito por el cual había nacido.

En tiempos tan difíciles como los que hoy estamos viviendo hay una necesidad urgente de que se levante UNA NUEVA GENERACIÓN hombres y mujeres que pueda decir HEME AQUÍ:

Una nueva generación que pueda enfrentar y salir victoriosa ante los ataques del enemigo.

Una nueva generación que no se deje influenciar por aquellos que quieren hacer lo malo.

Una nueva generación que este tan cerca de DIOS que pueda escuchar su llamado y obedecerlo.

Una nueva generación que mantenga la llama de DIOS encendida en su corazón.

Una nueva generación que esté dispuesta a tomar la cruz cada día, negarse a sí mismo y seguir a JESÚS.

Decir HEME AQUI es mucho más que decir aquí estoy, es estar dispuesto a hacer lo que DIOS quiere y cumplir el propósito que el trazo para nosotros por el cual nacimos.

¿ESTÁS DISPUESTO HACER PARTE DE ESTA ” NUEVA GENERACIÓN”?