CONSTRUYENDO PARA VIDA ETERNA.

269

De Emanuel Fierro Martínez

Lucas 6:47-48: “Todo aquel que viene a mi, y oye mis palabras y las hace, os indicare a quien es semejante. Semejante es a un hombre que al edificar una casa, cavo y ahondo y puso el fundamento sobre la roca; y cuando vino una inundación, el río dio con ímpetu contra aquella casa, pero no la pudo mover, porque estaba fundada sobre la roca.” (RVR)

Debemos considerar la importancia de la robustez de la base en cualquier estructura, ya sea ésta una casa o un edificio, pero también en estructuras sociales como la familia o la sociedad misma. Una estructura contempla orden y jerarquía querámoslo o no, de ahí la importancia de en el cuando donde y como construir.

Cuando hablamos del evangelio también hablamos de una estructura, Pablo dice que puso el fundamento sobre el cual nosotros mismo hoy edificamos; ¡y que fundamento!, “Cristo”: el autor y consumador de la Fe, nuestra Fe. Debemos saber que Cristo esta puesto por fundamento, fundamento de su iglesia, fundamento de nuestro evangelio, fundamento de la eternidad, de la creación y de todas las cosas que por consiguiente a el se sujetan según Colosenses. Jesús es bastante claro al afirmar que la clave en la buena edificación es escuchar sus palabras y hacerlas. Muchos hoy se excusan diciendo que no pueden seguir a cristo mientras no arreglen su vida, lamentablemente están en un error porque el único que puede cambiar la vida es cristo, ahora bien, el cambio de vida es algo que esta claramente guiado por el Espíritu que hemos recibido, este Espíritu es el mismo que estuvo en el principio con Dios y el Verbo, son uno y concuerdan. El Espíritu guía para conocer a Dios por medio de Jesucristo, y conocemos a cristo por sus palabras, y el Espíritu guía para conocer y entender la palabra, revelándola al corazón.

El problema de muchos cristianos de hoy es que quieren tener una vida espiritual desarraigada de la palabra de Dios, y no conocen lo que Jesús dice, estos son presa de aquellos que tuercen la palabra hablando según sus deseos, saciando sus propios egos, y ese evangelio torcido entra como pieza de rompecabezas en los corazones que no han sido transformados por el Espíritu. Conocer a Cristo implica reconocer el pecado en ti, arrepentirse y seguirle. Hacer las palabras de Jesús conlleva una actitud de rendición que el Espíritu reconoce y aprovecha. Y al entender esta palabra sabes que debes cambiar actitudes de ti, debes de sacar cada vez más de tu persona natural para que pueda revivir tu ser espiritual. Para construir un buen fundamento debes sacar tierra, y amigo mió, debo decirte que somos tierra. y para construir en Dios cualquiera sea tu estructura debes sacar todo aquello que no viene de Dios, orgullos, temores, prejuicios, mentiras, y todo lo que sale del corazón del hombre, que no es otra cosa que tierra. ¿Porque han fracasado nuestros proyectos?, ¿Por qué hemos fracasado como cristianos?, ¿Por qué las tormentas se llevan nuestras construcciones?, hemos construido sobre tierra, hemos construido sobre el hombre natural.

Quizás debas desarmar un poco tus estructuras, quizás debas volver un paso atrás, pero date el tiempo de sacar la tierra que falta, y cuando lo hagas y este doliendo, veras como la palabra se hace real, en tu debilidad se perfecciona el poder de Dios. Saca tierra hasta que choques con la roca, hasta que tu voluntad ya no pueda con la voluntad de Dios, hasta que tus decisiones no puedan frente a las decisiones de Él. Solo así puedo asegurarte que ya no habrá tormenta que derribe tu construcción, solo así puedo asegurarte que estarás construyendo para vida eterna.